Año Santo, o Año Jubilar, con motivo del VI Centenario de la muerte de San Vicente Ferrer

Un Año Santo o Año Jubilar, es un tiempo en el que la Iglesia concede especiales gracias espirituales (indulgencias) con motivo de un acontecimiento eclesial de gran relevancia. Es, por tanto, para el creyente un momento de gracia.

Estos Años Santos ordinariamente son cada veinticino años en los que se celebra el aniversario del nacimiento de Jesús. La Iglesia también declara otros Años Jubilares con carácter extraordinario, como en el caso de este Año Santo de San Vicente Ferrer.

Pero ¿por qué un Año Santo de San Vicente Ferrer? El 5 de abril de 2019 celebraremos el sexto Centenario de la muerte de San Vicente Ferrer. Por ello, las cuatro diócesis levantinas y la dominicana Provincia de Hispania quieren que antes de la señalada fecha se celebre el Año Santo Vicentino (desde el 9 de abril de 2018 al 29 de abril de 2019) y en él se dé a conocer mejor su figura histórica y obra y, sobre todo, se proponga a los cristianos el modelo de un hombre de Dios, siempre al servicio de la Iglesia y de la predicación del Evangelio. Además, la celebración de este aniversario debe suponer un nuevo impulso evangelizador en el mundo de hoy, precisamente por su faceta de predicador y misionero. Finalmente, el ejemplo del Santo, fuertemente implicado en la vida social de su tiempo, nos debe animar a impregnar los diferentes actuales ámbitos de la sociedad y la cultura del mensaje del Evangelio.

El beneficio espiritual del Año Santo es el perdón de los pecados. Para lograrlo, el cristiano debe alcanzar la indulgencia plenaria.

 

Para más información haz clic aquí para visitar la web del Jubileo.